Una tarta mágica para Lucía

La chistera de un mago es todo un misterio. Nos la enseñan, vemos que está vacía y tras un ágil movimiento de sus manos la magia actúa y aparecen y desaparecen objetos, palomas o conejos. 

La fiesta de cumpleaños de Lucía fue mágica. Un mago nos acompañó con una actuación divertida y espectacular a la vez, con muchos trucos de magia que nos dejó boquiabiertos y deslumbrados.


La tarta que le hice a mi querida Lucía para celebrar sus 11 añazos, como bien te podrás imaginar, era sobre la magia. 
Decidí hacer una chistera de la que saliera una simpática conejita, todo modelado en fondant, a la que Lucía ha llamado Early y ha guardado de recuerdo, algo que me hace muchísima ilusión como madre de esa tierna criatura de grandes orejas y hocico rosa.

Sobre un bizcocho de yogur con aroma de vainilla y relleno de crema de leche, una capa de fondant rojo lo recubre. Pequeños corazones rojos, blancos y negros rodean la tarta, sobre la que se alza la chistera, junto a una barita de mago, unos dados de la suerte y un as de corazones que me saqué de la manga, jajaja.

Espero que te haya gustado.

Besos



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Hazte seguidor@ de mi blog