Bizcocho de chocolate y calabacín

Hay recetas que me provocan para que las haga, especialmente las que llevan verduras en su elaboración, como este bizcocho de chocolate y calabacín. Es espectacular y jamás imaginarias que lleva verde escondido en su miga jugosa y chocolatosa. 

Vi este bizcocho en el blog de Dulce Objetivo, que os recomiendo visitar, y fue amor a primera vista.

Ingredientes:

300 gr. de calabacín

200 gr. de azúcar moreno

250 gr. de harina

10 gr. de levadura

80 gr. de cacao en polvo

3 huevos

100 gr. de aceite de coco

100 gr. de leche entera

1 pizca de sal



Preparación:

1)      Precalienta el horno a 180ºC.
2)      Lava y seca el calabacín. Después trocea el calabacín (yo no le quité la piel) y tritúralo con la ayuda de un picador o lo que tengas a mano. A mi no me gusta que se noten los trozos de verdura, por lo que lo trituro bastante, aunque sin llegar a ser papilla. Resérvalo.
3)      Bate los huevos con el azúcar con varillas hasta duplicar el volumen.
4)      Incorpora poco a poco el aceite de coco y la leche entera.
5)      Después añade el calabacín triturado. Mezcla de nuevo.
6)      Tamiza la harina con el cacao, la levadura y la sal. Incorpora la mezcla con movimientos envolventes.
7)      Cuando esté todo bien integrado, vierte la masa en un molde (previamente forrado con papel vegetal o engrasado).
8)      Introduce en el horno durante unos 40 minutos o hasta que al pincharlo con un palito salga limpio.

Luego ya sólo queda esperar a que se enfríe para desmoldear. De un día para otro está más rico.





Tarta de queso de La Viña versión tradicional y Termomix

Por fin la he encontrado, la tarta de queso que andaba buscando hace tiempo y resulta que es famosa, se encuentra en el ranking de las diez mejores tartas de queso de España. Por si no la conocéis, os presento a la tarta de queso de La Viña, con ella viajamos hasta Donostia, de donde es originaria.

Sólo necesitas 10 minutos para mezclar los 5 ingredientes que lleva y al horno. Más sencillo no puede ser, así que te ánimo a que la hagas y tendrás el lujazo de tener en casa una de las tartas más famosas del país, una tarta jugosa y cremosa que te va a conquistar desde la primera cucharada.

La original pesa alrededor de dos kilos y hasta 12 raciones, pero Tía Alía nos ha adaptado la receta para que podamos hacerla en nuestros hogares.

INGREDIENTES (para 8 personas)

570 g de queso crema (tipo Philadelphia)

4 huevos

230 g de azúcar

280 ml de nata para montar (mínimo 35% de grasa)

1 cucharada de harina de trigo



PREPARACIÓN TRADICIONAL

  1. Precalienta el horno a 200°C, calor arriba y abajo.
  2. Bate primero el queso crema (tiene que estar a temperatura ambiente para que sea más manejable) con un tenedor o si tienes robot de cocina con el accesorio pala. Después añade uno a uno los huevos, la nata para montar, el azúcar y la harina. Bate todo bien hasta comprobar que no haya tropezones de queso.
  3. Forra la base y las paredes de un molde de 18 cm desmoldable con papel de horno humedecido y arrugado (para que sea más manejable). Deja que sobresalga el papel que sobra.
  4. Vierte la mezcla en el molde y ponlo en la parte baja del horno durante 40 minutos. Transcurrido este tiempo apaga el horno, abre un poco la puerta y deja atemperar en su interior.
  5. Una vez frio llévalo a la nevera hasta que lo vayáis a comer. Entonces es cuando desmoldamos y servimos.

PREPARACIÓN CON THERMOMIX

  1. Precalienta el horno a 200°C, calor arriba y abajo.
  2. Coloca todos los ingredientes en el vaso y programa 30 segundos, velocidad 5-6.
  3. Humedece una lámina de papel de horno y arrúgala para que sea más manejable. Forra la base y paredes de un molde desmoldable de 18-20 cm dejando sobresalir el papel que sobra.
  4. Cuece 40 minutos en la parte inferior del horno. Cuando esté cuajada la tarta abre un poco la puerta del horno y deja atemperar en su interior.
  5. Llévala a la nevera y espera a que esté fría para desmoldar y servir.

Rosquillas de nata y anís

 Hacia tiempo que quería hacer rosquillas, de esas blanditas, esponjosas y con un rico sabor a anís. Por casualidades de la vida, escuchando una conversación una tarde de verano lluviosa en el pueblo, llegó a mis oídos una receta de rosquillas de nata deliciosas, así que investigué en internet y encontré esta receta que hoy comparto en el blog. Ese mismo día, en la cocina de la casa de mi amiga Ana, mano a mano las dos, hicimos más de 30 rosquillas que han volado en un día. Están espectaculares y son muy fáciles de hacer.



IINGREDIENTES

200 ml de nata para montar o nata líquida 

100 gr de azúcar

2 huevos

Ralladura de medio limón 

Un sobre levadura en polvo.

600 gr de harina aproximadamente 

Aceite de oliva 

Un vasito pequeño de anís dulce

Una pizca de sal.



PREPARACIÓN 

1º En un bol pon los huevos, la nata, el azúcar y la sal, añade la ralladura de limón y el anís. 

2º Mezcla todo bien y añade la harina con la levadura, poco a poco. Llegará un momento en que tengas que volcar la masa a la mesa y amasar a mano. La masa estará lista cuando no se pegue a las manos.

3º Deja reposar la masa tapada com un trapo en un bol engrasado con un poco de aceite durante una hora.

4º Dar forma a las rosquillas y freirlas en abundante aceite caliente, hasta que estén dorarlas, escurrirlas en una servilleta de papel para eliminar el exceso de aceite.

5º Espolvorea las rosquillas con azúcar y deja que se enfríen.





Magdalenas de nata de espelta

Le das un bocado, cierras los ojos y regresas a la infancia. Dibujas una sonrisa y vuelves a encontrarte con el niño o la niña que fuiste y que todavía llevas dentro. 
Estas magdalenas de nata, espelta y anís de Directo al Paladar son un auténtico descubrimiento, esponjosas y tiernas, ideales para tomar a cualquier hora del día. 


Ingredientes (12 unidades):
3 huevos L
200 gr de azúcar 
Ralladura de limón 
200 ml de nata para montar
50 gr de mantequilla sin sal
8 gr de levadura química
2 gr de sal
300 gr harina de espelta o de trigo
15 ml de anís dulce
Azúcar para decorar



Preparación:

  1. Derrite la mantequilla y déjala enfriar. 
  2. Pon en un bol los huevos, el azúcar y la ralladura de limón al gusto. Bate con batidora de varillas hasta que dupliquen su volumen.
  3. Agrega la nata y la mantequilla y sigue batiendo. Añade el anís.
  4. Tamiza la harina, la levadura y la sal y añádelas a la masa. Mezcla con suavidad.
  5. Deja reposar la masa 30 minutos en la nevera. 
  6. Calienta el horno a 200ºC. 
  7. Coloca los moldes en una bandeja de magdalenas (o en unas flaneras) y rellénalos ⅔ de su capacidad.
  8. Espolvorea cada magdalena con azúcar sobre cada magdalena y hornea durante unos 15-18 minutos. Puedes comprobar con un palillo si están listas.
  9. Saca la bandeja del horno y déjala reposar unos minutos. Después coge las magdalenas y colócalas sobre una rejilla hasta que se enfríen.



Panna Cotta, el original

Este dulce es uno de los postres típicos italianos que me encanta por su suavidad y su textura (es parecido a nuestro flan). Yo os traigo la receta original, la básica por así decirlo, porque versiones de Panna Cotta hay cientos.

Es un postre súper fácil de hacer. El único consejo que te doy a la hora de prepararlo es que lo hagas con tiempo, si es de un día para otro mejor que mejor, porque hay que tomarlo bien frío (si no resistes la tentación, al menos déjalo en la nevera 4 horas).



Ingredientes (5 raciones):

500 ml de nata para montar
100 gr de azúcar 
5 hojas de gelatina
Aroma de chocolate blanco (o de vainilla)


Preparación:

1- En un bol pon las hojas de gelatina con agua fría durante 10-15 minutos para que se ablanden.

2- En un cazo calienta la nata, el azúcar y la esencia, a fuego medio removiendo de vez en cuando con unas varillas. Cuando comience a hervir lo retiras del fuego y añades la gelatina escurrida.

3- Remueve hasta que esté todo bien mezclado y no queden grumos.

4- Vierte la Panna Cotta en vasitos de cristal o de silicona (si quieres desmoldearlos) y deja enfriar. Después llévalos a la nevera hasta que los vayas a degustar (mínimo 4 
horas). 




Presentación: 
Se puede degustar solo o con algún acompañamiento. A mí me encanta con mermelada de fresa, a otros más golosos con Nocilla, pero admite también fruta, helado, dulce de leche...


Natillas rápidas

“Son las mejores natillas que he comido en mi vida”, me han dicho hoy cuando han probado estas natillas rápidas al microondas que he preparado siguiendo la receta de Directo al Paladar. Un postre tradicional y sencillo que siempre triunfa listo en muy pocos minutos. Creo que ya te he convencido!!



Ingredientes:
3 yemas de huevo
Medio litro de leche
6 cucharadas colmadas de azúcar 
1 cucharada de harina de maíz 
1 cucharadita de esencia de vainilla 

Preparación:
Ponemos todos los ingredientes en un bol de cristal apto para microondas y lo batimos con las varillas de la batidora o a mano hasta que todo esté bien mezclado. 

Introducimos el bol en el microondas y cocemos la mezcla siguiendo el siguiente orden: 3 minutos a 800 W, removemos - 2 minutos a 800 W, removemos - 1 minuto a 800 W, removemos.

Comprobamos si las natillas han espesado. Si no es así, ponemos un minuto más (yo le puse otro adicional porque nos gustan espesitas). 

Por último, con ayuda de un cazo ponemos las natillas en unos boles pequeños, les colocamos una galleta, espolvoreamos con canela y dejamos que se enfríen.


Bizcocho de calabaza

En mi Lista Top 10 de #BizcochosQueSiTeDescuidasNoCatas” está el bizcocho de calabaza. Es uno de los favoritos en casa, es tierno, jugoso, tiene un sabor increíble, un precioso color anaranjado y todo lo que te diga de él es poco. 
Es mejor que le conozcas personalmente. Seguro que sucumbes a sus encantos!!

Ingredientes 
300 gr de calabaza 
250 gr de azúcar normal
250 gr de harina de trigo
3 huevos L ó 4 M
Medio vaso de aceite de oliva 
1 sobre de levadura tipo Royal
½ cucharadita de canela (opcional)


Preparación :

1- Cuece la calabaza en el microondas unos 10 minutos con 2 o 3 cucharadas de agua. Pínchala con un tenedor para comprobar si se ha hecho (Si la cueces en una cacerola con agua, cuando esté blanda ponla sobre un colador para que suelte el exceso de agua).
2- Aplasta bien la calabaza con un tenedor o tritúrala con una batidora. Déjala enfriar.
3- Precalienta el horno a 180°.
4- Bate enérgicamente los huevos y el azúcar con unas varillas (a poder ser eléctricas para que no hagas tanto brazo o con robot) hasta que duplique su volumen. 
5- Añade la calabaza y mezcla con las varillas hasta que se integre, con movimientos más lentos. Incorpora después el aceite y mezcla un poco.
6- La harina, la levadura y la canela hay que tamizarlas e incorporarlas a la masa poco a poco. Lo mezclamos a mano con ayuda de una espátula, con movimientos envolventes y lentos, de abajo hacia arriba.
7- Vierte la masa en un molde previamente forrado de papel vegetal o bien engrasado y enharinado. 
8- Introduce el molde en el horno (calor arriba y abajo) sobre la rejilla colocada en medio durante unos 35-40 minutos (dependerá de tu horno), Pasados 35 minutos, puedes abrir el horno y pinchar el bizcocho con un palo de brocheta. Si sale limpio puedes sacarlo, pero si sale manchado déjalo 5 minutos y repite la operación hasta que salga limpio.
9. Deja enfriar y desmoldea.


Estrella de hojaldre de nocilla paso a paso

Hay personas a las que no le gustan las tartas. Mi hija es una de ellas. Así que este año quería que disfrutara por su cumple de un postre especial que realmente le gustase. Para ello pensé en los ingredientes que más le chiflan a ella: el hojaldre y la nocilla.  
Después busqué una receta y me encantó esta estrella de hojaldre de Eva Arguiñano, aunque yo la he tuneado un poco.

Es uno de esos postres fáciles y deliciosos de los que no quedan ni las migas en cuanto los sacas. 
Os dejo la receta con un paso a paso que os he preparado para que os resulte más fácil todavía. Y también os dejo el enlace del vídeo de Eva Arguiñano. 


Ingredientes:
- 2 laminas de hojaldre redondo o cuadrado
- Nocilla o Nutella
- 1 huevo
- Azúcar glass


Preparación:
Enciende el horno a 180º para que se vaya calentando mientras haces la estrella. 

Extiende una lámina de masa de hojaldre sobre la hoja que lo envuelve. Si no la tienes redonda como me sucedió a mí, córtala con ayuda de un plato grande (1). Colócala en una bandeja de horno previamente forrada con papel vegetal.

Pon a calentar unos pocos segundos la nocilla en el microondas (unas cuatro cucharadas soperas) y unta la masa de hojaldre sin llegar a los bordes (2)

Con la otra lámina realizas la misma operación y sin quitarla del papel que la envuelve, la colocas encima de la masa que tienes ya con nocilla. Presiona suavemente en los bordes para que se queden bien pegados. 

Coloca en el centro un vaso boca abajo (3). Realiza con un cuchillo cuatro cortes (4). Después corta a la mitad cada porción (5). Repite la operación y corta a la mitad cada triángulo (6). Y una vez más repite la misma operación. Corta a la mitad cada trozo (6). En total tienes que tener 16 triángulos.    




Ahora tienes que girar cada triángulo dos veces hacia la derecha. Cógelo donde es más delgado (cerca del vaso), gíralo 2 veces y vuelve a dejarlo en su posición original (7).




Quita el vaso y unta con huevo batido la superficie de la estrella para que quede brillante.


Introduce la estrella en el horno y déjala unos 20-35 minutos (el tiempo depende del grosor del hojaldre). Cuando veáis que está bien dorada por arriba y por abajo, es el momento de sacarla.

Una vez horneado, deja enfriar para decorarla a tu gusto (con azúcar glass, almendras...).




Magdalenas de aceite clásicas

He horneado unas magdalenas tiernas, esponjosas, con cuerpo y un sabor que te transporta a la niñez con el primer bocado. La receta de estas extraordinarias magdalenas la he sacado del libro "Bollería hecha en casa y con el sabor de siempre" del maestro panadero Xavier Barriga. 

Son muy sencillas de hacer y puedes preparar la masa de un día para otro (incluso con varios días), una gran ventaja para los que no tenemos mucho tiempo y necesitamos organizarnos.


Ingredientes:

125 gramos de huevo ( 2 huevos talla L o 3 talla M)
175 gr. de azúcar
60 ml de leche
190 ml de aceite de girasol
210 gr. de harina de repostería
7 gr de levadura química 
Canela en polvo
Ralladura de limón
Una pizca de sal


Elaboración:

- Pon en un bol los huevos (tienen que estar a temperatura ambiente) con el azúcar y bate a velocidad media con el batidor del robot amasador hasta que empiecen a espumar. Incorpora la leche y bate a velocidad lenta. Agrega después el aceite batiendo poco a poco. 

- A continuación añade la harina, la levadura, la sal, la canela (previamente tamizadas) y la piel rallada de limón. Bate lentamente el tiempo suficiente para que los ingredientes se integren. 

- Cubre el bol con la masa con un paño y déjalo reposar en la nevera como mínimo una hora (puedes tenerla así hasta el día siguiente o incluso 2 o 3 días)

- Cuando vayas a hornearlas, precalienta el horno a 250ºC arriba y abajo.  Cuando ya haya alcanzado a temperatura, saca la masa de la nevera y bátela enérgicamente.

-  Pon las cápsulas de papel en una bandeja de hornear magdalenas o en moldes de silicona y vierte la masa en ellas (3/4 partes de su capacidad) con ayuda de una manga pastelera (yo lo hago con una cuchara para hacer bolas de helado). Puedes decorar la superficie de las magdalenas con azúcar, pepitas de chocolate, pistachos troceados, piñones o cualquier ingrediente que te guste. 

-  Introduce las magdalenas y baja la temperatura del horno a 210ºC.  Hornéalas entre 14 y 16 minutos 15 minutos o hasta que estén doradas y cocidas (puedes hacer una prueba pinchando con un palillo y si sale seco es que ya están listas).

Arroz con leche mimoso

Este es uno de esos postres que te hacen cerrar los ojos cuando lo saboreas y te dibujan una gran sonrisa en el rostro de auténtica felicidad. Es el arroz con leche de Karlos Arguiñano, un postre clásico con un estilo particular, que se cuece a fuego lento con mucho mimo, meloso, sabroso, indescriptible. ¡No te podrás resistir!



Ingredientes para 4-6 personas:
1 litro más 1/4  de leche
115 gr. de arroz
100 gr. de azúcar
2 trozos de corteza de limón
2 trozos de corteza de naranja
1 rama de canela
1/2 vaina de vainilla o aroma de vainilla
 canela en polvo


Preparación:
1º) Ponemos en una cazuela la leche, el arroz, una rama de canela y media vaina de vainilla (o aroma de vainilla). Añadimos la corteza de limón y la de naranja. Removemos y dejamos cocinar, a fuego suave, durante 40-45 minutos. Cada 4-5 minutos hay que removerlo para que no se nos pegue.

2º) Cuando el arroz con leche adquiera una textura melosa, agregamos el azúcar. Removemos de nuevo y dejamos cocinar un poco más (5-10 minutos).

3º) Retiramos la canela, la vainilla y las cortezas de naranja y de limón.

4º) Dejamos templar y repartimos en copas o cuencos.


5º) Espolvoreamos con canela por encima al gusto y a degustar.


Hazte seguidor@ de mi blog